Mujeres en busca del equilibrio cíclico

Muchas mujeres avanzamos por la vida buscando equilibrio. Pero, ¿ Cómo vamos a encontrar equilibrio si somos cíclicas por naturaleza? Poco se nos enseña a conocernos y aceptarnos. menos a sacarle partido a nuestras características. Mas bien, hemos sido educadas para controlarnos y reprimirnos desde lo mas íntimo de nuestro ser. Resulta casi grosero pensar en dejarnos llevar, fluir, irresponsable sería  decir que hay días en los que no tenemos ganas de hacer nada mas que comer chocolate, otros en que somos entusiastas y creativa. Mención honrosa a la  señora optimista jaja amo esos días en que todo es bueno, todo es por algo y nada nos altera. Sin embargo, no me gusta cuando me enojo por todo, ando culposa , media bajoneada y para que decir cuando me siento desanimada. Pareciera que el descanso y la quietud son sinónimos de ser inútil. ¿ Quién dijo cómo debíamos ser?, ¿ nuestra madre, nuestro padre, la sociedad, la educación? tal vez todos ellos.  Pero para mi, lo mas terrible es que nos lo decimos nosotras mismas y en consecuencia, se lo transmitimos también a nuestras hijas.

Yo creo que debemos cambiar el enfoque desde lo más profundo. Para eso hay que trabajar en conocernos más que en criticarnos. En aceptarnos y querernos más que en rechazar los cambios que experimentamos. Las mujeres somos luna, cambiamos dentro de nuestro ciclo. Sin embargo, los ciclos se repiten. Si logramos reconocernos y conocernos de verdad en nuestros cambios, podremos usarlos a nuestro favor en vez de estar reaccionando o luchando contra lo que sentimos.

Hay un libro que me gustaría recomendarles. Luna Roja , de Miranda Gray  . Está lleno de historias y leyendas, una guía que nos ayuda a reconocernos en nuestro ciclo.

Me gusta saber que soy parte de un sistema, que mi naturaleza tiene un origen que debo conocer. Hagan la prueba de anotar brevemente como se sienten cada día. Verán como comienzan a descubrir sus propios cambios. De a poco verán como se repite en forma casi perfecta cada etapa.  Descubriendo cual es tu ritmo podrás usarlo a tu favor.  Por ejemplo; cuando están creativas y entusiastas. Esos días los pueden dedicar a proyectos, a organizar la casa, en ayudar y conversar con los niños…en fin. Cuando saben que van a estar  melancólicas y calladas, pueden buscar actividades que se realicen en forma personalizada, desde la lectura de un libro hasta cocinar. Si saben que vienen días en los que se sienten irritables y la palabra paciencia les  resulta  desconocida, pueden cuidarse evitando   conflictos y roces, no sería el momento de conversar ningún tema delicado.  Cuando están florecientes,se sienten bellas, felices y seguras, puede ser el momento para captar clientes si trabajas en ventas, tal vez pedir un aumento de sueldo, o simplemente sociabilizar y pasarlo bien.Una invitación sin límites ni matices , tal cuál somos las mujeres.

En resumen, creo que la mejor manera de cuidarse es conociéndose. Después aceptarse y cuando algo no nos gusta….sentido del humor es lo que a mi mejor me resulta. Si uno conoce y se reconoce no sólo puede estructurar mejor sus actividades, también en los momentos de pena  y negatividad aflora la confianza de que pronto va a pasar ,que ya vienen buenos momentos.

Abrazos a todas. Espero les sirva.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s